Tras una lesión en la polea A2 de su mano izquierda, Larissa Arce se reta a salir de su zona de confort en las rutas de Margalef de Montsant en España.

Siempre pensé que practicar diferentes modalidades de la escalada como boulder, tradicional o gran pared, era suficiente para salir de mi zona de confort. Y no es hasta ahora que regresé de Margalef, España que me di cuenta de algo que en verdad me hace pasarla muy mal: ¡escalar rutas que no son mi estilo! Techos, cantos grandes y movimientos explosivos. 

Me di cuenta que en mis entrenamientos suelo priorizar las cosas que me divierten, ¡y no mis debilidades! Sin embargo, en este reciente viaje a Margalef, una lesión en la polea A2 de mi mano por la que me molestaba hacer crimps, me alejó de mi estilo favorito (escalada vertical) y me llevó a enfrentarme a todo eso que tanto me incomoda.

"NUNCA ME IMAGINÉ QUE ME DIVERTIRÍA TANTO EN UNA RUTA QUE AL PRINCIPIÓ ODIÉ"

Escalar en Margalef me exigió en su mayoría una postura de mano en extensión. Todos los agarres de las rutas son agujeros; monodedos, bidedos. Hay algunos más grandes en los que te cabe la mano entera y otros incluso con un perfecto orificio para hacer una pinza con el pulgar, todo esto con un considerable extraplomo. ¡Es muy divertido!, pero muy difícil para una crimpera de corazón como yo.

Los primeros días me sentí muy torpe, me costó trabajo adaptarme y acordarme de cada pequeño agujero que tomaba con los dedos, para después usarlos como pisadera. Sobre todo porque la inclinación en forma de bola, no me permitía encontrarlos rápido y me iba costando mucha resistencia en el proceso.

Una sesión de boulder en Mont Roig que me cayó perfecto para recuperar un poco de fuerza en este vine donde escalé puras vías de resistencia. Fotografía: ©Will Smith

A la mitad del viaje, empecé a sentir menos dolor en la polea. Haber sido tan estricta con evitar crimps y trabajar con mucha resistencia resultó ser una combinación muy terapéutica para una lesión como la mía. Hice un par de 13a’s en pocos pegues y después encontré un muy buen proyecto para trabajar mi antiestilo en Espadelles: “Especial Caballeros”, un 13b con una entrada de boulder técnica y después puro techo en agujeros relativamente grandes y movimientos explosivos.

En el crux de “Especial Caballeros” 13b, una sección sin pies y un paso de campus a un bidedo. Fotografía: ©Will Smith

Con un pequeño crux de 4 movimientos, en donde tenía que hacer un paso de campus a un bidedo y sin descansar, seguir avanzando en un extraplomo a un par de bidedos y luego un crimp pequeño, que lleva a un canto enorme justo debajo de las cadenas. Caí dos veces en las cadenas y antes de darme cuenta, mi tiempo para probar la ruta se había terminado. 

Feliz con mis Skwama® preparándome para calentar. Fotografía: ©Will Smith

Nunca me imaginé que me divertiría tanto en una ruta que al principio odié. Ahora siento más confianza para darle cara a más líneas y escogerlas por lo divertidas y estéticas que puedan parecer. Salir de la verdadera zona de confort y dejar de pensar en que las puedo flashear o encadenar en pocos pegues por ser “mi estilo”.

Esta historia se publicó originalmente en el blog COMUNIDAD de Alta Vertical. HAZ CLIC AQUÍ PARA LEERLO.